Sí se vendió… pero no como antes

Antes, los plátanos eran plátanos.
Antes, los plátanos eran plátanos.

Unas semanas atrás estaba leyendo un artículo en el periódico local en donde comerciantes y vendedores espontáneos participaron en una feria anual de venta de juguetes, les preguntaban cómo les había ido  y decían:

“Sí se vendió pero no como antes”

“Ya no hay tanta gente como otros años”

“Tuve que vender juguetes baratos porque eso es lo que quiere la gente”

“Pues otros años se vendió más, pero ahora hay más competencia y no se vendió tanto”

Es común que tratemos de encontrar culpables a lo que ocurre antes de hacernos responsables por las consecuencias de algo, es común pero no es el comportamiento adecuado para tu empresa. Culpar a la falta de gente, a que otros tiempos eran mejores o bien decir que hay más competidores es el efecto de no reconocer que hemos tomado una mala decisión.

Cuando decimos que no se vende como antes necesitamos analizar primero  por qué lo decimos, es solo una sensación de que no vendí todo lo que quería o realmente se está vendiendo menos, se honesto contigo y  pregúntate ¿estoy contando y llevo registro de este año respecto al pasado, al antepasado y de hace 5 años?, ¿me puse un objetivo claro de la cantidad de artículos que estimaba vender?, ¿cuántos artículos necesito para alcanzar y superar las ganancias del año pasado?.

Si estos datos son vagos y calculados mentalmente, ten por seguro que el responsable de la sensación de vender menos eres tu y no que hay menos gente. Lleva un registro de tus ventas, tus compras, tus gastos y tus ganancias, apóyate de tu contador, el o ella conoce la situación de tu negocio y te puede dar información muy precisa, no es solo una persona que hace declaraciones a Hacienda.

En caso de que no tengas un contador te propongo que promuevas la instalación de un sistema que te ayude a llevar cuenta de esto, un punto de venta es suficiente para obtener información y tomar decisiones informadas y concluir periodos de ventas con datos verídicos y no solo un pensamiento al tanteo. (Necesitas tener los pelos de la burra en la mano, dirían en el rancho).

Pensar que antes los tiempos eran mejores es algo nostálgico, nos pasa a todos conforme vamos creciendo. ¿Te suenan estos comentarios?

¿Has visto  la película “Medianoche en París“?, si no la has visto te la recomiendo para este fin de semana, a mí me hizo abrir los ojos a que la nostalgia por otro tiempo es algo que se repite. En esta historia el escritor Gil, interpretado por Owen Wilson, pasea por las calles de París durante la noche, en una de estas noches  sube a un auto que “mágicamente” lo transporta al París de hace decenas de años, una época que el pensaba que era mejor y en donde se percata de que la gente de ese tiempo, pensaba que una época pasada de París había sido mejor y así sucesivamente.

Este es Gil caminando de día en París
Este es Gil caminando de día en París

El punto es que podemos caer fácilmente en la nostalgia de otras épocas de nuestra empresa, en donde pensamos que todo era mejor y arruinarnos el presente, estar añorando las ventas de años anteriores; sin embargo, tu eres un empresario y necesitas trabajar con la realidad, y la realidad solo la podrás obtener si estás midiendo con datos sólidos lo que año con año obtengas y puedas comparar. Así y solo así podrás vencer ese sentimiento de querer vivir en un momento que ya pasó. Haz el intento, verás que con datos reales podrás comparar año con año de una manera eficaz y podrás tomar mejores decisiones.

 

Jesús

 

P.S. Si te gustó esta publicación compártela con alguien que creas que le servirá, te lo agradecerán.

 

 

Reparte y comparte:

6 Comentarios

  1. VALAGARDA MAGAÑA febrero 5, 2015 Reply
    • Jesús Magaña febrero 5, 2015 Reply
  2. JP Morgan febrero 5, 2015 Reply
  3. Angeles febrero 10, 2015 Reply
    • Jesús Magaña febrero 10, 2015 Reply

Agrega un comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *