Ya no se puede confiar en nadie

robandoYa no se puede confiar en nadie, es bien difícil encontrar gente honesta. Estas frases la escucho más a menudo que lo que quisiera.  Y cuando se tiene el presentimiento o la suspicacia de que uno de los empleados está robando dinero o mercancía es cuando los empresarios dicen en voz alta algunas de sus soluciones:

  • Por eso no dejo que Fulano cobre porque no es confiable
  • Por eso les reviso las bolsas a las empleadas cuando salen
  • Por eso paso a los trabajadores por un arco detector de metal
  • Por eso quiero un circuito cerrado de cámaras de seguridad para revisar a mis empleados, o por lo menos para que se sientan vigilados, así ya le piensan cuando vayan a robar

¿Notas algo en común en cada una de esas frases?, lo que yo veo es que como empresarios tendemos a creer que tener empleados deshonestos o que no son confiables es culpa de ellos, de sus papás, de las escuelas, del gobierno, de esta humanidad insensible.

Pero quizá tu no pienses así, yo sé que tú eres un emprendedor diferente, después de todo siempre buscas mejores formas de hacer las cosas, prueba de esto es que estás leyendo esta publicación, te felicito por eso.

Quien tiene la responsabilidad de que alguien deshonesto o esté trabajando en tu empresa eres tú mismo, sí tú. ¿Te lo esperabas?, piensa por un momento…

¿Quién tomó la decisión de contratarlo?

¿Quién definió que era un buen elemento para tu equipo?

¿Cómo te diste cuenta que era una persona con las habilidades que necesitaba tu empresa?

¿Cómo supiste que esta persona compartía los mismos valores que tu empresa proclama?

Muchas ocasiones creemos que simplemente no hay personas lo suficientemente honestas para trabajar con el dinero, la mercancía y los clientes de nosotros. Pero esto sucede porque el tiempo que invertimos en reclutarlos, en entrevistarlos, en dejarles en claro los valores de la empresa es muy poco, si no es que casi nulo.

Seth Godin dice que lo más importante de un automóvil de carreras son sus llantas, las buenas llantas siempre le ganaran a unas malas, lo más importante en una taza de café son los granos con los que fue hecho y lo más importante de una organización es la gente con la que comienzas.

Tal vez no estás comenzando, pero si estás compitiendo con llantas malas no llegarás muy lejos, competirás por un momento pero inevitablemente ocurrirán daños y sin llantas en el auto no puedes aumentar la velocidad, no puedes controlar la dirección y no terminarás la carrera.

 

Aunque te sientas Vettel no terminarás la carrera sin buenas llantas.
Aunque te sientas Sebastian Vettel no terminarás la carrera sin buenas llantas.

 Es por eso que las competencias de Fórmula 1 todos usan las mismas llantas, para que no haya una ventaja de un equipo sobre otro. Pero en la vida real, de una empresa, cada quien tiene sus propias llantas, tú las elegiste, tu definiste si eran para lluvia, para nieve, para terracería o para alta velocidad.

Entonces, si la forma de elegir a tus colaboradores es haciendo un anuncio que va hacia las masas, por ejemplo un letrero afuera de tu establecimiento, o una publicación en el aviso oportuno o un anuncio en línea, es altamente probable que quienes lo vean y lleven una solicitud a tu negocio sean personas con el común denominador; es decir, personas que seguramente no tienen los valores que tu empresa representa como servicio al cliente, honestidad, integridad, etc.

Se busca alguien que tenga experiencia en hacer levitar objetos con sus manos. Con experiencia obvio.
Se busca alguien para hacer levitar objetos con sus manos. Con experiencia obvio.

La consecuencia de obtener al común denominador es que un futuro estarás ocupado buscando soluciones, creando sistemas para proteger a tus clientes y a tu negocio de empleados a lo que no les importan ni tu empresa, ni tus clientes.

Déjame contarte una historia real:

Bryan Johnson fundó BrainTree, una compañía tecnológica de procesamiento de pagos con tarjeta de crédito, que fue vendida a eBay y PayPal por 800 millones de dólares en efectivo. Para iniciar su empresa necesitaba a las personas adecuadas para ejecutar su visión, así que puso un anuncio en CraigList (sitio web de avisos oportunos). Sí ya sé que te comenté que eso no es bueno hacerlo, pero Bryan le dio un giro a esta publicación. Su anuncio decía en la parte superior “Si me recomiendas a alguien para esta vacante te pagaré 5 mil dólares”, basándose en el supuesto de que la persona que estaba leyendo el anuncio, seguramente no era la persona que Bryan quería contratar, porque a quienes quería en su equipo de BrainTree eran personas que seguramente tenían un trabajo y se sentían muy a gusto en los mismos.

Probablemente consideres que contar con buenos empleados es cuestión de suerte, pero es más bien cuestión del tiempo que inviertes en buscarlos en los lugares adecuados, el tiempo que les dedicas en capacitarlos para que adquieran habilidades que necesitas y el tiempo que uses para asegurarte de que comparten los mismos valores y visión de tu organización. Claro que todo esto te costará dinero, pero es dinero y tiempo bien invertido, después de todo quieres que tu auto de carreras tenga las llantas adecuadas para el camino que vas a transitar.

 

Jesús

 

P.S. Comparte esta publicación con algún empresario que se la pasa quejándose de la honestidad de sus empleados y de la desconfianza que les tiene, les servirá.

 

 

 

 

Reparte y comparte:

Agrega un comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *