La madre de la ociosidad

perezoso“La ociosidad es la madre de todos los vicios” versa el conocido refrán español cala hondo en aquellos que se la pasan de ociosos y de flojos. Una persona ociosa no recuerda que el tiempo es un recurso que no regresa, que los segundos que gastó en ver un programa de televisión (incluso hasta repetido), leyendo boberas en WhatsApp, tú ponle nombre, o los momentos que pasó simplemente sin hacer nada… no regresarán.

Qué triste eso, “snif, snif”

Pero hay una actividad que significa lo contrario al ocio, “Negocio”, significa sin ocio, quiere decir que la madre de los vicios se encontró con su némesis, es el Optimus Prime de Megatrón, o al revés, como quieras verlo.

Una vez que comienzas en el mundo de los negocios, ya sea como emprendedor o incluso como administrador te das cuenta que tu empresa te demanda un recurso único, te lo demanda incluso más que al dinero, ese recurso es el tiempo. Es por eso que vemos a muchos hombres y mujeres de negocios siempre ocupados, sin tiempo para hacer algo más que administrar su empresa y pensamos que es la norma, es normal pues.

Muy en el fondo de nuestras creencias tenemos una que nos puede hacer amarga la vida, la de que estar ocupados y con mucho qué hacer es como un emprendedor o un dueño de negocio debe de vivir. No concebimos a una persona que esté relajada y tranquila (sin ser vacaciones) y saber que todo en su negocio se está resolviendo sin importar que el empresario esté ahí o no.

El trabajo nunca acaba, siempre habrá trabajo qué hacer, te dicen cuando estás muy ocupado con tu trabajo y piensas que te lo dicen “porque ellos son unos flojos”. Hay algo de razón en lo que te dicen, pero tampoco te estoy diciendo que avientes tus papeles al aire y te valga un pepino lo que estabas haciendo.

fts
¡Al carajo con todo este trabajo!

 

No sé cómo pienses tú, pero el hecho de construir un negocio o una empresa para mí representa la libertad de no depender de un trabajo, incluso del trabajo que debo hacer en la misma empresa que construyo. La empresa debe ser una herramienta que te de flexibilidad para hacer cosas sin estar atiborrado de tareas y pendientes, te debe permitir tomarte un día libre si así lo necesitaras ¿imaginas cómo sería tu empresa si tú te ausentaras un mes? por la razón que sea, puede ser por salud, por vacaciones, por tomar un curso presencial, ¿seguiría operando o sería su fin?

Entonces revisa cómo has estado estas últimas semanas ¿has estado muy ocupado?, ¿no has tenido un día para hacer algo que te gusta?, ¿no has podido convivir con tu familia?, ¿no has podido sentirte tranquilo sin un montón de presiones de tu empresa?

Si a más de una pregunta respondiste que NO, probablemente no estés haciendo buen uso de tu tiempo. Pero no te preocupes, te diré un par de cosas que puedes aplicar para que esto comience a mejorar.

Son tres acciones que necesitas hacer para lograr una buena productividad en tu empresa o trabajo

  • Eliminar

  • Delegar

  • Automatizar

El primer paso es dejar de hacer todo aquello que te roba tiempo, ¿dejarías que te quitaran dinero aunque fueran solo 10 pesos diarios?, entonces no permitas que tampoco pase con tu tiempo. Elimina aquellas actividades o lugares que ya conoces que te absorberán y no lograrán que cumplas con tus actividades en tiempo y forma.

Quienes trabajamos mucho tiempo en la computadora pensamos que por estar usándola estamos siendo realmente productivos, pero también es una arma de doble filo porque también tenemos la tentación inmediata de meternos a páginas de internet que son consumidoras de tiempo, como Facebook o Youtube.

Pero nos encantan esos lugares de ocio, por ejemplo puedes hacer el cálculo de cuánto tiempo la humanidad le ha dedicado a ver el Gangnam Style, te ayudaré con la cuenta, hemos invertido 19,304 años. Tal vez tú has contribuido un par de veces a esto. Comienza por eliminar aquello que te quita tiempo.

La segunda acción es delegar, esto es algo que todo buen empresario debería de hacer, pero en muchas ocasiones cuesta mucho trabajo comenzar. “Si quieres que salga bien, necesitas hacerlo tú mismo”, si concuerdas con este pensamiento lamento decirte que muchos de tus problemas de tiempo se deben a que no has delegado.

Procura que las personas que te ayudan realmente estén capacitadas para realizar eso que haces en este momento, para que cuando llegue el momento no pierdas más tiempo con preguntas que demuestran que no entendieron realmente cómo hacerlo. Otra de las cosas que debes tomar en cuenta es dar poder de decisión a esas personas a las que delegaste tus actividades, de lo contrario siempre dependerán de ti y de tu tiempo para hacer sus tareas.

gatoleyendo
Asegúrate de delegar a la persona adecuada o de capacitarla para que pueda hacer lo que pretendes que haga.

 

La última acción es automatizar, aunque yo en lo personal le llamo sistematizar. Un sistema es algo que se repite siempre de la misma manera y tiene bien definido cada camino distinto que se pueda presentar, hay acciones específicas para situación.

Piensa un momento que tu empresa es hacer pasteles y venderlos; es decir una panadería o pastelería, ¿cómo logras que tus pasteles siempre queden igual de buenos?, siguiendo la receta, la receta es eso un “script”, un guion, un sistema que al seguirse al pie de la letra logrará que las cosas se hagan de manera uniforme, automatizada, independientemente de quién lo haga ¿ves a dónde voy?, independientemente de que tu estés ahí o no las cosas se harán.

pilotoAutomático
No creo que este avión necesite que sus pilotos hagan todo, ¿por qué crees que en tu empresa debes hacerlo?

 

Por último vale la pena recordar que el manejo del recurso del tiempo es una habilidad, hay que practicarlo, comienza por hacer el día de hoy una de estas acciones, comienza por eliminar, revisa como te fue en la semana y en la siguiente agrégale la acción de delegar, así hasta que logres las 3 acciones.

Repítelas al gusto.

Te propongo que te suscribas, dejes un comentario con la acción que vas a tomar esta semana en el negocio. Yo me encargaré de contactarte la siguiente semana para ver cómo te fue.

 

Jesús.

 

P.S. Si te gustó esta publicación compártela con aquellos empresarios ocupados que conoces, les harás un favor.

 

Reparte y comparte:

Agrega un comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *