¿A dónde vas?

coyoteperdidoY de pronto es viernes y te diste cuenta que la semana ya se acabó y en unos días más que ya casi el mes termina y que la mitad del año ya comienza a verse distante y es cuando recuerdas ¿cuáles eran esas metas que me fijé a principio de año?, eran tantas que es difícil recordarlas, eran tan vagas que ya se fueron de paseo, ya comenzamos a ponerlos en fila para renovar esos deseos para el año que viene.

Lo menos bueno del asunto es que ya los vemos como deseos no como metas, porque tal vez el siguiente año pasará lo mismo con ellas.

Déjame decirte que eso que te pasa es común, pero no por ser común deja de ser tu responsabilidad, esto pasa porque pierdes el enfoque del plan y pasa con más frecuencia si no tienes una manera de recordar qué es aquello en lo que te debes enfocarte.

En la película de “UP” (Una aventura de altura – así la nombraron en español) de Disney-Pixar hay unos perros que tienen en sus cuellos collares con una tecnología que les permiten “hablar” y expresarse mediante bocina que tienen incluida. Lo curioso de estos perros es que pueden estar platicando cualquier asunto con otro perro o un humano y de súbito voltean su cabeza hacia otra dirección con un movimiento exaltado y dicen !Ardilla! para luego de un segundo volver como si nada pasara a lo que estaban haciendo.

Mi amo me hizo este collar. Mi amo es muy bueno y listo y me hizo este collar para que pueda hablar ¡Ardilla! Falsa Alarma...
Mi amo me hizo este collar. Mi amo es muy bueno y listo y me hizo este collar para que pueda hablar ¡Ardilla!
Falsa Alarma…

Imagina ahora que todo el tiempo estuvieras distraído con las ardillas, ya se que no eres un perro, pero te aseguro que cuando estás ejecutando tu plan te distraes con otras actividades que no le mucho valor al objetivo final.

Por ejemplo tu meta es abrir una nueva ruta de distribución, y para eso necesitas comprar un camión nuevo, contratar a un chofer, un ayudante, hacer publicidad previa en la región de la nueva ruta. Y las ardillas son los problemas o detalles de las rutas existentes, el cambio del tipo de uniforme de los distribuidores, descomposturas imprevistas de otros vehículos, malos comportamientos de algunos colaboradores, etc. sí son problemas, pero son problemas ardilla, distraen y cuando se suman de uno en uno hacen que vayas perdiendo rumbo

Cuando te enfocas solo en el día a día pierdes consciencia de lo que planeaste hace meses.

Una de las cosas que disfruto mucho es practicar el senderismo, que básicamente consiste en caminar por cerros y montañas, en ocasiones hay camino a seguir y en otras uno mismo es quien tiene qué hacerlo. Caminando una ocasión con una persona con más experiencia que yo… me preguntó “¿Jesús, tu eres de los que van caminando viéndose los pies?”, en otras palabras criticaba que todo el tiempo fuera caminado cuidando mis pasos, viendo si había un hoyo, una roca o lodo que no permitiera seguir el camino que ya estaba trazado. Luego me dijo “Así te vas a perder del paisaje, a eso venimos”, y comencé a tomar el senderismo de manera distinta porque entendí que el punto es disfrutar de los paisajes, no de caminar no solo por hacerlo. Todo este caminar  había que hacerlo sin tener los ojos fijos en la pisada actual, sí es conveniente dar un vistazo rápido a lo que viene adelante y caminar con la vista en lo alto, girar a los lados para admirar el paisaje y ver que otras rutas será bueno andar.

- Allá vamos a llegar + No pues no lo veo
- Allá vamos a llegar
+ No, no lo veo

El andar de tu empresa no es muy distinto al senderismo, tienes un gran plan trazado, objetivos que definiste a inicio de año o si eres más quisquilloso en el trimestre, pero no vas a disfrutar el camino y los logros si estás enfocado en el día a día, es más tal vez ese día a día te lleve a otro lugar que no deseabas, todo por no levantar la mirada, porque cuando la levantas puedes ver el objetivo final, saber si te estás acercando o si ya te fuiste muy a la izquierda, entonces será momento de corregir el rumbo y no perderlo de vista, ver algunos puntos de referencia que te indicarán si te estás acercando o si hará falta otro día, otro año de caminar para que llegues a donde habías planeado.

Entonces ninguno de los dos extremos funciona, mucho recordar el gran plan te hace que vivas en el sueño y te olvides de ejecutar, “Ejecutar es el latido de un negocio” dice Eric Thomas. Por el otro lado olvidarte de tus objetivos hará que termines en otro lugar que no era el esperado o peor aún que te quedes en el mismo lugar de siempre.

Algunas cadenas de super tiendas y restaurantes acostumbran a realizar reuniones diarias para revisar avances, cuáles serán sus actividades del día y también recordar cuál es el plan trazado, esto ubica a todo el equipo en qué parte del trayecto van y qué han estado haciendo para cumplirlo. Esto puede funcionar en tu empresa, pero se que cada una tiene una dinámica distinta, pero si crees que puede funcionar quítate el miedo y ejecuta reuniones con frecuencia, siempre y cuando sean productivas y para esto será necesario que sean cortas, a la misma hora de preferencia después de una actividad que ya todo mundo hace y de no más de 15 minutos.

junta diaria
Es importante que haya participación de todos, no nada más escuchar

 

Si el censar diariamente como vas con tus planes a gran escala no es lo tuyo, la noticia es que la frecuencia la defines tu, de acuerdo a como te sientas cómodo pero lo suficiente para que puedas tenerlo en mente. Te recomiendo fijar una cita en tu calendario en la que puedas hacer “tracking”(seguimiento) de cómo van las cosas en relación a lo planeado, podrás darte cuenta si vas en el camino correcto, si te viste muy optimista en su definición o bien ponerle una palomita porque ya está cumplido.

cita
¡La junta es hoy! no me canceles.

Será importante que respetes esa cita en tu agenda como si se tratara realmente de una reunión con alguna otra persona, puedes verlo como “una reunión contigo-mismo-del-futuro” que ya alcanzó ese objetivo y que viene a ver cómo vas.

Jesús.

 

P.S. Si te gustó esta publicación recuerda compartirla, le servirá a quienes consideres que nunca le dan seguimiento a sus planes.

 

Reparte y comparte:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *