¿Para qué?

Estás sentado en tu cubículo repitiendo una y otra vez las mismas actividades y de pronto llega a tu mente – ¿qué diantres hago aquí? ¿a esto vine al mundo?,  luego te acuerdas que ya está cerca el viernes y  se  te olvida que  cuestionaste el propósito de tu vida  durante la semana y terminas mareado después de 3 rondas de cervezas en el bar.

-¡Qué terrible!, contigo no puedo hacer nada

Pero tú que ya estás ganando dinero adicional a tu trabajo o que te armaste de valor, pediste prestado o ahorraste y ahora tienes un negocio al que le estás dedicando tu vida, a ti con gusto te dedico estas líneas y quiero ayudarte a pensar y actuar con lo siguiente.

Tu eres la consciencia de tu negocio, eres quien se encarga de pensar por tu empresa “¿Qué hago aquí?” (imagina que tu empresa se volvió una persona y se hace esa pregunta), ¿para qué existo?…y sí  claro que sí, generar dinero es muy importante para tu empresa}; es más, siempre he comparado al dinero como la sangre en nuestro cuerpo, es vital, la necesitamos sí o sí pero claro está que no vives para tener sangre ¡duh!.  Busca un par de minutos las motivaciones de los grandes empresarios como Bill Gates, Steve Jobs, Carlos Slim, verás que hay una intensión detrás de ellos… como crear grandes productos, empresas duraderas, hacer que te necesiten, eso rebasa al dinero.

Te contaré una breve historia, hace poco un amigo (que probablemente está leyendo esto) y sus socios comenzaron una empresa parecida a Groupon, usaron parte de sus ahorros, tiempo, tuvieron comerciales en la radio, obtuvieron sus primeros clientes, todo iba viento en popa, este viento fue escaseando y de pronto pasaron 3 meses y tomaron la decisión de abandonar el barco; no había una intensión más fuerte, algo que mantuviera el esfuerzo.

Entonces… tu empresa debe responder a esta pregunta  ¿para qué existo?, en cualquier curso de administración te dirán que eso se llama visión y sí lo es, necesitas reconocerla y hacerla simple, sin tanta palabrería, debe ser algo que puedas recordar con facilidad.

Qué pasaría si el día de mañana tu empresa dejara de existir, ¿alguien la extrañará? , sin duda tus empleados y sus familias, quizá también lo hagan tus clientes o  puede ser que te reemplacen con tan solo caminar unos metros más o haciendo clic en otra liga. Tu decides.

 

– Jesús

P.S. Deja en tu comentario para qué existen tu empresa y tus proyectos.

Reparte y comparte:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *