Yo soy quien soy

yo soy quien soyYo soy quien soy y no me parezco a nadie” (a nairen diría Pedro Infante), si te sabes la canción seguramente la cantas bien alegre o quizá ya te pusiste a silbarla.

Sabernos especiales es algo que nos gusta, entendernos como algo único, que nadie más es igual a nosotros nos llena de orgullo, nos sentimos auténticos, genuinos y originales. Después de todo a nadie le gusta ser una copia o la “región 4″ de otra persona.

Algo incómodo que le puede pasar a una mujer en una fiesta es que alguien más lleve puesta la misma ropa que ella. Les gusta sentir y saber que son las únicas usando ese vestido. Pero imagina por un momento la cantidad de vestidos que hacen las empresas de ropa, es casi imposible que no se vendan 2  iguales a 2 personas conocidas que asistirán a una fiesta de 500 invitados.

Ahora piensa en la cantidad de personas que hay en el mundo (te la digo, son 6mil millones). Para que te des una idea, necesitarías cerca de 60 mil años (completitos) para que cada persona te dijera su nombre, suponiendo que están haciendo fila para presentarte contigo.

¡Uff! solo nos faltan 25480 años para conocerte
¡Uff! solo nos faltan 25480 años para conocerte

¿Todavía te sientes único?,¿aún sigues pensando que no hay una sola persona que se asemeje a ti en más de un 90%?, ¿crees que ninguna otra empresa o comercio es como el tuyo?

Ahora piensa en las miles de situaciones que ha pasado cada una de esas personas y negocios ¿te tomaría un buen rato no?, pero intenta imaginarlo. ¿crees que sigues siendo la única persona o negocio con el problema que tienes?, ¿crees que tu situación es única y que por eso no puedes hacer X cosa?, ¿crees que en otras épocas a alguien se le presentó lo que tu estás enfrentando?

Si sigues creyendo que sí, te tengo una mala noticia porque es entonces cuando el ser únicos deja de ser una virtud y se convierte en una excusa miedosa y que todo mundo acepta como cierta (aceptan tu justificación ciegamente).

Pero yo no te la compro, revisa si puedes identificarte con alguna de las siguientes frases para saber si lo estás usando como excusa.

  • “No voy a iniciar mi negocio todavía, es que yo no tengo tiempo” (o dinero)
  • “No voy a ir al viaje,  es que a mi no me alcanza el dinero”
  • “Yo no puedo poner un sistema en mi empresa porque mi situación es diferente a las compañías grandes”
  • “No quiero ir a las clases de futbol, es que eso de entrenar en las tardes no funciona para mi”
  • “Yo no puedo ir a tomar cursos y talleres a la universidad, porque no tengo una carrera universitaria”
  • “Yo puedo tomar y manejar, además yo nunca he chocado, hasta manejo mejor cuando traigo unas cuantas copas encima”
  • “Yo puedo fumar, a mi no me va a dar cáncer”

Y esta excusa se repite y se repite en tus finanzas, en tu idea de emprendimiento, en tu empresa, peor aún en tu salud y en tu vida afectiva. A esta situación se le conoce como el Special Snowflake Syndrome (Síndrome del copo de nieve especial) y ya muy parafraseado sería algo como “La última Coca-Cola del desierto”.En realidad tiene que ver que con que los copos de nieve son únicos en su estructura, no hay 2 iguales, lo cual es cierto para los seres humanos, no habemos 2 iguales -¿y los mellizos?- bueno ellos físicamente son iguales pero en comportamiento no.

Ser especial es bueno cuando tratas de diferenciarte, ya te lo platiqué en una publicación anterior. Pero creernos especiales no ayuda  mucho cuando tenemos un problema que resolver. Se requiere de humildad para aceptar que nuestros problemas no son únicos, ni somos los primeros que los enfrentan. Muchos de ellos ya tienen soluciones muy específicas, quizá dudes que se adaptarán a ti, pero lo realmente importante es que intentes solucionarlo y no seguir poniendo pretextos o culparnos de que somos flojos.

Hay mucho de parecido a otros negocios, a otras personas de las que puedes aprender
No importa qué tan único seas tu y tu negocio. Puedes aprender de otras empresas y de otras personas.

Vivimos en una época privilegiada en donde encontrar información es muy sencillo, ya ni siquiera tienes que salir de tu casa o descolgar un teléfono, basta con escribir el problema que tienes en Google y te saldrán millones de publicaciones relacionadas al mismo, desde por qué te pasa, qué puedes hacer para solucionarlo, etc.

Pero en esta ocasión yo te propongo que además de usar el Internet, cuentes con lo que en el mundo empresarial se le conoce como un mentor. Esta persona puede ser alguien conocido, con quien pasas tiempo o bien te comunicas de manera constante, regularmente se dedica a alguna actividad parecida a la tuya o al menos puedes encontrar cosas similares que consideras son buenas para ti o tu negocio. No es un asesor a quien tu pagas y que corres el riesgo de que sea parcial en sus comentarios, pero sí una persona que puede orientarte de manera objetiva.

El mentor no hará nada de tu trabajo, ese es tuyo y de tu equipo, pero te puede dar una buena guía en la solución de problemas. Si no tienes uno créeme que encontrarlo es sencillo, prácticamente nadie rehúsa a darte un consejo, siempre y cuando no les pidas hacer cosas por ti. Te hablé de que se requiere de humildad, porque incluso el mentor puede ser una persona que tiene menos edad que tu, menos educación formal que tu o tiene una empresa o negocio menos complejo pero más próspero que el tuyo. Mantente siempre en contacto, procura no siempre ser el que pide, porque eventualmente puede cansarse, comparte el éxito con el/ella de los beneficios que te dio tomar su consejo.

"Esto te abrirá muchas puertas mi Padawan"
“Esto te abrirá muchas puertas mi Padawan”
- o cajones 

Eres un ser único, pero recuerda que todos vivimos en el mismo planeta, que hay mucho más de parecido que aquello que nos hace distintos, aprovecha eso y consigue un buen mentor que te guíe a tomar buenas decisiones cuando los problemas se avecinen.

Jesús

P.S. si te gustó la publicación compártela con alguien que crees que necesite un mentor, estoy seguro que te lo agradecerá.

 

 

 

Reparte y comparte:

Agrega un comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *